Uno de nuestros objetivos como profesores, aparte de enseñar nuestras materias, es evitar que surjan conflictos. Sabemos que van a existir  pero intentamos que sean lo más leves posible.

 

Un adolescente es una persona que está en una edad muy conflictiva y que tiene muchos problemas (o se los crea), que le cuesta aceptar las normas o ponerse en el lugar del otro, que, a veces, es incapaz de defender sus derechos debido a su inseguridad y que no tiene muy claros sus valores.

 

Los conflictos que plantean suelen ser: desafío a la autoridad del profesor, malas relaciones con sus compañeros y acosarlos en el centro o a través de otros medios.

 

Trataremos de explicar las causas de esas conductas, para prevenirlas, y qué se puede hacer después que ya  han surgido.

 

 

 

 

Contenidos

Convivencia en las aulas